El País

La República Democrática del Congo (no confundirse con el Estado del Congo con el cual limita al oeste), está situada en el África central sobre el Ecuador. Es un vasto territorio (2.344.885 km2) y su paisaje se caracteriza por grandes ríos (el más largo es de 4.374 km.), grandes lagos (hasta de 15.000 km2), grandes montes (de más de 5.000 metros de altitud). El clima es ecuatorial - tropical. Kinshasa, la capital, a causa de la guerra, en los últimos años ha visto redoblar su población de 3 a 6 millones de habitantes, con todas las consecuencias sociales imaginables. La desocupación en la ciudad llega hasta el 80% de la población en edad laboral y la gran mayoría de las personas no tiene la seguridad de, al menos, una comida al día.


La población

La nación está compuesta por numerosos grupos étnicos. Los más numerosos son: los Luba, los Mongo, los Kongo, los Ruanda, los Wondo, los Asande. Cada uno de ellos tiene su propia lengua, pero la lengua oficial es el francés. Hoy los habitantes son más de 56 millones.


La convivencia no es fácil. A causa de las guerras civiles la población ha precipitado en una profunda miseria, a tal punto que a las familias congolesas les falta de todo para sus hijos: comida, atención médica, dinero para pagar las cuotas escolares. Esta situación afecta a todas las clases sociales. Por ejemplo, un profesor universitario no sabe qué darles de comer a sus hijos porque, como le sucede a todos, no le pagan desde hace meses y, si recibe un sueldo, esto le alcanza sólo para comprar el pan de dos o tres días.


Proyecto "Petite flamme"

Con el proyecto social "Petite flamme" (“Pequeña llama”), sostenido directamente por el Movimiento de los Focolares (presente de manera estable en los estados del Congo desde 1991) se asiste desde hace algunos años en Kinshasa, la capital, y en otras ciudades del país, a niños que se encuentran en la más extrema necesidad y que, sin esta ayuda, no tendrían ni siquiera la posibilidad de sobrevivir. Gracias a la sensibilidad de la embajada italiana, que ha puesto a disposición algunos edificios, han sido preparadas escuelas maternas y escuelas elementales en tres barrios de la ciudad de Kinshasa, más una escuela de recuperación y de educación a la vida cotidiana, para chicos que hubieran debido asistir a la escuela pero que, por varios motivos, aún no han podido hacerlo. El proyecto "Petite Flamme" comprende también una escuela para niños ciegos y una iniciativa de asistencia especial para niños huérfanos a causa del SIDA.


Cuando los alumnos llegan a las escuelas superiores, son asistidos con un programa de sostén vespertino. Muchos de los estudiantes son hijos de militares de quienes no tienen noticia ninguna desde que partieron para el frente. Los niños sufren mucho a causa de la incertidumbre sobre la suerte de sus padres. Sus madres se encuentran con el deber de llevar adelante la familia sin poder contar con un mínimo de entrada de dinero.


Por este motivo el alcance del proyecto comprende también a los hermanos o a las hermanas de los niños de "Petite Flamme", proporcionándoles comida a los unos y a los otros, como también ropas y atención médica en caso de necesidad. Una iniciativa nacida recientemente en el ámbito del mismo proyecto es “ la escuela bajo el árbol": vista la sobrepoblación de las escuelas públicas, no teniendo aulas ni edificios disponibles, en 13 lugares distintos de Kinshasa los chicos se reúnen, precisamente… debajo de árboles. De esta manera se reparan del sol y pueden estudiar mejor.


Hoy son 295 los niños y las niñas que, de esta manera, reciben sus lecciones con óptimos resultados.

Actividad deportiva

“Petite Flamme” va adelante desde hace 8 años. Además de atender a los niños pequeños en situación de riesgo, se ocupa también de la recuperación de los más grandes que viven en la calle.

La actividad deportiva es una oportunidad concreta para ayudarlos a salir de este tipo de vida y estimularlos a iniciar o a retomar los estudios. Para esto Sportmeet promueve, como parte de este proyecto de solidaridad, la actividad motora de los niños y de las niñas de “Petite Flamme”, contribuyendo con el sueldo de un instructor deportivo y con la provisión de materiales y de equipamiento deportivo.

Necesidad
Sustento económico:

-    para el sueldo de un instructor deportivo

-   para la adquisición de materiales y equipamiento deportivo

Referentes del proyecto:
Edeltraud Strugholtz - Focolar/Procure St. Anne Kinshasa - Maison D’Accueil, CICM - Chaussée de Ninove N. 548 - 1070 Bruselas – BELGICA email׃ Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (no enviar foto y archivo gráfico) - Maria Pia Redaelli (email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) - Paul Legrand (email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Contribuciones para el proyecto

Las contribuciones para sostener el proyecto deportivo de “Petite Flamme” pueden ser enviadas a:

- c/c postal n. 48075873 o también a

- c/c bancario 100000002497 (simplificado 1000/2497)

SAN PAOLO IMI, Filial de Grottaferrata (RM) - Via delle Sorgenti, 128 código CIN O - ABI 01025 - CAB 39140

dirigidos a:

Associazione Azione per Famiglie Nuove - Onlus

Via Isonzo, 64   - 00046 GROTTAFERRATA (RM)

especificando en la causa: Progetto sportivo Petite Flamme y el número de código: 4ZAAE

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.